Rincón del tomate de Cantabria

Aunque la marca de Calidad Controlada Tomate de Cantabria abarca toda la Comunidad, el área de producción mayoritaria se extiende de manera longitudinal a través de la zona costera de la región y en los alrededores de la capital. Son frutos redondos y lisos y su color oscila entre el anaranjado y el rojo. En cuanto al sabor, se distinguen por el equilibrio entre acidez y azúcares.

Cultivados exclusivamente en invernadero, la marca admite las siguientes variedades: jack, que monopoliza el 90% de la producción, sinatra, comanche, caramba y coloso, y exige una categoría comercial extra o primera según las normas de calidad del tomate. De los diez productores acogidos a la marca de calidad, ocho comercializan sus productos en cooperativa. Su producción supera los 325.000 kg.

Su valor calórico es bajo, 19 kcal. por 100 g. Tiene vitamina A, -carotenos-, C y E, y minerales como el potasio. Los tomates son ricos en licopenos, un carotenoide responsable del color rojo con alto poder antioxidante relacionado con un menor riesgo de cáncer y enfermedades cardiovasculares. Asimismo, aportan luteína y zeaxantina, buenas para la vista.

Tomate ibérico en Ort, Millán